A pesar de ser una de las aplicaciones gratuitas más utilizadas en el mundo, Whatsapp tiene una política que muchos pasan por alto y quizás… en algún momento te puede traer más de un dolor de cabeza.

El no cumplimiento de ese contrato implica que la compañía pueda bloquear tu cuenta.

¿Que hay que hacer para que eso ocurra? Por ejemplo, la compañía te sancionará si envías mensajes de odio, intimidatorios, ilegales, racistas y un largo etcétera. Eso resulta hasta obvio, pero existen otros puntos que también cuentan para bloquear tu cuenta.

Por ejemplo, en el contrato que cada usuario establece con Whatsapp, no se debe “enviar spam de forma masiva, molestar a otros contactos con mensajes no deseados, automatizados o enviados en masa”.

Según los expertos, la aplicación cuenta con un sistema de aprendizaje automático que puede detectar esto, y que se apoya en los reportes de otros usuarios.

También se sanciona el usar una lista de contactos que no sea la propia y hasta el hecho de compartir un número telefónico de otra persona sin su consentimiento. Lo mismo pasa si abusas de las listas de difusión, que es algo que WhatsApp puede detectar con mucha facilidad.

Al hacer cualquiera de estos actos, pones en riesgo tu cuenta, aunque te cueste creerlo.